GestiónTalento Humano

Esclavismo burocrático

Esclavismo burocrático

Gestión del Talento Humano

Palerm, (2008) es de la idea que, en términos de la estructura social, el enorme desarrollo del esclavismo y de la economía no mercantil (tributaria y redistributiva) se corresponde por una hipertrofia de las clases dominantes no capitalistas. O sea, de la burocracia administrativa y militar, a la que desde el emperador Constantino se agregó la burocracia eclesiástica.

A qué conocemos como sector público: podemos decir que es el conjunto que forman las corporaciones, las instituciones y las oficinas del Estado. Debido a que el Estado es una forma de organización de la sociedad, se entiende que aquello que es estatal es público, en el sentido de que no pertenece a una persona o una empresa, sino que es propiedad de todos los habitantes. 

Tal como señalamos en el párrafo anterior el sector público no pertenece a una persona o una empresa, sino que es propiedad de todos los habitantes, este concepto al parecer es desconocido por los que actualmente gobiernan la entidad estatal rectora de la Administración de Justicia, por el motivo de que la consideran su hacienda, donde el Amo, a través de su Mayoral, Capataz o Caporal, como quisiéramos llamarlo, impone sus reglas a su antojo a cientos de trabajadores del área judicial, a los cuales no les queda más que soportar los vejámenes a los que son expuestos, por el simple hecho de ser burócratas esclavizados.

Incluso la propiedad privada de los medios de producción, esta condición social y jurídica indispensable para la existencia y el desarrollo del capitalismo, fue debilitada en extremo por la política imperial de confiscaciones, expropiaciones y requisas practicadas en beneficio del despotismo burocrático. (Palerm, 2008)

Un vivo ejemplo de una política imperial de confiscaciones, expropiaciones y requisas, se pudieron observar en el recientemente inaugurado Complejo Judicial Norte, donde su Amo a través de sus Mayorales, dispuso la requisa de los teléfonos celulares de los empleados del área de ventanillas en especial de la Unidad de Familia, aduciendo que los burócratas en vez de atender y servir al usuario, pasaban su tiempo chateando por medio de WhatsApp, los Caporales obedeciendo las órdenes de su Amo, con amedrentamientos expropiaron los teléfonos celulares de los empleados, los burócratas con el fin de no dejarse confiscar los celulares, encargaban a sus compañeros o los escondían, una viva imagen de un pasado presente donde los esclavos temían de sus amos, y realizaban sus actividades a escondidas, con el fin de evitar a ser descubiertos.      

Hace unos días había leído un artículo en la Web, que trataba sobre los esclavos del siglo XXI en las haciendas de Brasil, donde miles de trabajadores rurales viven en condiciones de esclavitud en el noreste del país, atrapados por la explotación de grandes latifundistas y bajo la amenaza de matones armados. En haciendas lejanas del noreste brasileño, cuyos propietarios devastan la selva sin compasión, hay seres humanos que reciben peor trato que animales. El último país en abolir la esclavitud padece todavía esa lacra en tierras donde el Estado brilla por su ausencia e impera la ley del más fuerte.

Que entendemos por jornada de trabajo o jornada laboral, trabajo a destajo y trabajo por obra:

  • Jornada de trabajo o jornada laboral, se dice que está formada por el número de horas que el trabajador está obligado a trabajar efectivamente. A la vez se debe diferenciar del concepto de “horario de trabajo”, la jornada representa el “número de horas que el trabajador debe prestar su servicio”, mientras que el “horario” fija la hora de entrada y la salida. Entre horario y jornada prevalece la jornada, puesto que el salario que fija el contrato viene determinado por el número de horas que se trabaja.
  • El contrato de trabajo a destajo, es aquel contrato en que la remuneración se pacta con base a la cantidad de unidades, obras o labores que el trabajador realice en una jornada determinada.
  • El contrato de trabajo a destajo, se conoce también como contrato de trabajo de obra o por labor.

Cuando una persona es contratada como funcionario para el área jurisdiccional (Llámese Unidades de Familia, Civil, Trabajo, Penal, etc.), a cumplir labores a jornada, es decir de lunes a viernes en el horario de 08h00 a 17h00, pero muy tarde que temprano los nuevos funcionarios se dan cuenta que han sido engañados, ya que su jornada de trabajo no concluye a las 17h00, sino en unos casos a las 18h00, 20h00, 23h00 y hasta 02h00 de la madrugada.

Porque sucede esto, porqué los burócratas de escritorio autodenominados eruditos de la gestión procesal, se inventaron de que el funcionario contratado hoy esclavo, no debe cumplir sus funciones para las que fue contratado a jornada, sino más bien tiene que cumplir sus labores a destajo o por obra (como quisiéramos llamarlo), imponiendo a los nuevos burócratas cuota de despacho por cada funcionario, que en unos casos, puede llegar a los 30 en una Unidad de Familia por ejemplo, hablando de esta Unidad Judicial de Familia las cuotas de despacho en el departamento de Pagaduría va desde los 19 a los 25, cuotas que en una jornada normal de trabajo de ocho horas diarias, no es posible de cumplir.

Que sucede cuando un funcionario por motivos personales, solicita permiso por dos horas por ejemplo, en cierto día, hay dos escenarios que ocurren:

  • Si es por la mañana de 08h00 a 10h00, al momento que llega a la oficina, rigurosamente el Mayoral, le asigna la cuota diaria de despacho o sea los 30 trámites, el funcionario se queda laborando hasta las 19h00 o 20h00 para cumplir con la cuota asignada.
  • Si solicita permiso por la tarde de 15h00 a 17h00, sucede que el Caporal, le concede el permiso siempre y cuando haya concluido con la cuota de despacho asignada en el día o sea los 30 trámites.

Como podemos notar los derechos del trabajador garantizados en la Constitución de la República, no son respetados, los contratan de una forma y los hacen trabajar de otra, este tipo de vejación en contra del burócrata esclavizado es de conocimiento público.

Y lo peor es que hay madres de familia, que por Ley tienen derecho a dos horas diarias de permiso por lactancia, ni esto les ha importado a los Capataces, ya que si las funcionarias no concluyen con su cuota de despacho diaria, no se pueden retirar de la oficina, a las funcionarias no les queda de otra que perder sus horas de permiso que por Ley les corresponde.

La esclavitud

Qué es en exactitud ser esclavo: es una institución jurídica que conlleva a una situación personal por la cual un individuo está bajo el dominio de otro, perdiendo la capacidad de disponer libremente de su propia persona y de sus bienes.

La esclavitud en Ecuador

En la República del Ecuador la manumisión de los esclavos fue proclamada el 24 de julio de 1851, por obra de José María Urbina, cuando era Jefe Supremo. Cuando Urbina decretó la manumisión de los esclavos, estableció un sistema de indemnización a los ex-amos, para tal efecto, gran parte del presupuesto estatal de los años 1851 y 1852 se destinó a este fin.

Los más claros ejemplos de esclavitud reciente los hallamos en la burocracia del área judicial, con prácticas que van del antiguo Imperio romano consecuentes de la institución denominada apremio individual, y además de los planteamientos políticos de la Grecia Antigua donde el mismo Aristóteles sostenía que la esclavitud era un fenómeno natural.

Clima laboral

Es el conjunto de condiciones sociales y psicológicas que caracterizan a la empresa, y que repercuten de manera directa en el desempeño de los empleados. La calidad de este clima influye directamente en la satisfacción de los trabajadores  y por lo tanto en la productividad empresarial. Se argumenta que si eres capaz de conseguir una mayor productividad con un buen clima laboral, tienes todo lo necesario para conseguir grandes éxitos en la empresa. Mientras que un buen clima se orienta hacia los objetivos generales, un mal clima destruye el ambiente de trabajo ocasionando situaciones de conflicto, malestar  y generando un  bajo rendimiento.

Causas del mal clima laboral

Factores que impiden un clima laboral agradable:

  • Una comunicación defensiva: este tipo de comunicación organizacional provoca desconfianza y falta de cooperación, mientras que el instinto de autoprotección y la búsqueda de excusas crecen.
  • Liderazgos autoritarios: este tipo de ambiente laboral concentra la responsabilidad en la autoridad, limitando el desarrollo personal y la autonomía, a la vez que las cosas se imponen, crece la inseguridad y el miedo al ridículo y el rechazo.
  • Ausencia de unidad y pertenencia al equipo: la concentración de decisiones en una única persona y la limitación de consenso provoca resistencia a los cambios, menor implicación en las tareas y reducción de la productividad laboral.
  • Falta de motivación laboral: unos incentivos escasos produce malestar, tensiones e inconformidad que puede derivar hacia un estado más agresivo y confrontaciones con la empresa.

Me había ubicado a esperar el bus en una de las paradas de la Ecovía, y junto a mí se paró un chaval que no pasaba de los 26 años de edad, entre que esperábamos la llegada del bus, había surgido una plática entre nosotros, y comenzó a contarme de su situación laboral, argumentando en su conversación de que no había aceptado un cargo en el área del Talento Humano del área judicial, por el lamentable clima laboral que existe en dicha Institución.

De que sufre el burócrata esclavizado: de tensión, de estrés, de ausencia de comunicación, son algunas de las características de un mal clima organizacional y obviar estos “síntomas” en un clima laboral, es uno de los errores más comunes del inadecuado manejo del Talento Humano.

“En la cúspide de su idolatría, eruditos del proceso administrativo, hacen su inexperiencia en la Gestión, su Miopía en la Administración”. Cenincal. Derechos Reservados®.

“El desarrollo del esclavismo y de la economía, se corresponde por una hipertrofia de las clases dominantes, de la burocracia administrativa y militar”. Cenincal. Derechos Reservados®.

Bibliografía

Palerm, A., (2008). Antropología y marxismo. (1ª Ed.). México: Universidad Iberoaméricana.

Deja un comentario